sábado, 10 de diciembre de 2011

Hace poco menos de un mes.

No recuerdo bien si treintayuno fueron las veces que subí andando por las escaleras, ni siquiera recuerdo las veces que me dijiste que podrían ser treintayuno los días que me quedaban, treintayuno son algunos recuerdos pegados en mi piel que froto con lejía y estropajos, las veces que me negaron sería alguna más.
Treintayuno no son minutos, en este caso si lo fueran en medio hora más o menos podrían pasar treintayuna cosas que me hicieran más feliz o treintayuna cosas que me hicieran más despistado ya que al fin y al cabo por muchos treintayun años que tenga sigo teniendo las mismas ganas de cumplirlos.
El año que viene... Treintaydos.

Publicar un comentario