jueves, 2 de enero de 2014

Ignorancia.

A veces no se leerte las caricias
todo es cansado y lento menos tú.
A veces mis abrazos 
son un espejismos en tu piel.
O será que leo otro párrafo de tus caricias
y que a veces mis abrazos 
te abrazan con la piel de la ignorancia,
y que a veces no se como 
te puedo acompañar de espaldas
y mis palabras probablemente
se escurren de tus manos 
como el que intenta coger
un litro de agua con las manos.

Aunque a veces hay tachones
en la caligrafía de mis ojos al mirarte
y escriba torcido.

Yo no dejo de intentarlo.



Publicar un comentario