lunes, 23 de mayo de 2011

Lunes, a día de hoy

Camino por el sol en una ciudad de sombras
me levanto con el pie derecho y me aferro a ti
para que no te vayas demasiado temprano,
y aunque sea hoy llegues tarde al trabajo


y no se pasen de fecha los besos que me dejas
en la mesilla y los abrazos con imán de la nevera.


Me regaño cuando flaquean mis metas 
cuando tiritan mi futuro que ve como mi
pasado pasa factura y me llevas en norias
para con paños fríos eliminar esta pena
impuesta.


Pierdo el autobús de algunas de mis canciones
y hace tiempo que lo que escribo me cobra
intereses, mientras el sofá me pide explicaciones
y ya no circulan las hormigoneras de camino
a Riazor.


Camino al paro y de repente me vuelvo viejo
se borran las vocales de los sueños pendientes
las chicas cuando las miro no sonríen y no
he encontrado la pastillas que disfrazan
de edulcorante esta paz en estado de sitio.


Tenemos lo que merecemos, leo en los eslóganes
gritando en un mundo de sordos, donde a veces
estornudan los edificios de los bancos
camino por el sol en una ciudad de sombras
donde no hay nadie que llame a la puerta.


Entonces recuerdas aquella mañana
donde pensaste en dejarlo una vez más. 
-Sigo buscando que esas bolsas nuevas
del supermercado puedan transportar
carcajadas-


y creo que hoy no voy a coger el teléfono
y voy a dejar morir el día viendo "Carnivale"
hace unas horas eche por tierra la canción
optimista que iba escribir hoy.
Publicar un comentario