domingo, 17 de julio de 2011

Concierto de ayer en el ITACA

El día siguiente siempre ocurre lo mismo, ayer lo hablaba con una amiga tras el concierto que di en el Itaca.Es un día perdido, un día de autocritica y reflexión, un día cansado y feliz donde el sueño parece cambiado y no me apetece escribir ni escuchar música, un día raro.

Pero esta pequeña introducción aquí se termina porque la idea de este post no es quejarme de nada, ayer fue un buen día, últimamente valoro de manera diferente cada concierto pero es que ayer no fue un concierto más.Lo cierto es que parece que cuanto más lo digo puede perder valor, pero es que me cuesta no agradecer el esfuerzo que hizo Paris por mi ayer, que a parte de llevarme las cosas, ayudarme a montar el sonido y cantar conmigo luego se cogió un taxi de vuelta a Sada.

Xurxo con sus responsabilidades hizo ese equilibrismo que hacen los padres para verme y cantar conmigo, muy agradecido y Robert que me acompaño en Lluvia y le dió un color distinto al tema o ese "Deslices" que nos marcamos a medias... gran canción. Robert toca el viernes día 22 en el Garufa ( el que viene), presentando su disco en directo, allí estaremos.

Y termino como empecé, el día siguiente es otro día más y otro concierto más donde aprendo en el desfiladero que me hace sonreír y respirar tranquilo a la vez que me avisa de algunas cosas.

Un abrazo a todos!


Como es obvio sino fuera por el ITACA no hubiera tocado,corren tiempos difíciles para todos y se agradece la sonrisa y por supuesto a los que os acercasteis con las ganas de escucharme os debo "todo se transforma" y prometo que os la pagaré la próxima vez.



Publicar un comentario