domingo, 14 de octubre de 2012

Postre.


Postre.

La causa radica en mirarte lentamente y mover tus
besos con el cuidado
con el que una madre
te pide que sostengas el postre

Abrazarte sin tocarte
dejar tus problemas
al final de la fila y
dejar así que se cuele
la lenta y elegante
letanía de los días azules
y los orgasmos de agua.

La causa radica en obviar
cien mil veces
las mismas cansadas
y pesadas cosas
que hacen que
viajes cuesta abajo y
lentamente rozarte
la mano cambiándole
el color a tus ojos.

La causa radica en no conocer
tan bien la teoría y tan poco la praxis y que cada cosa
que salga de una boca
sea precisamente aquello que
necesitan tus sentidos
para querer repetir cienmilveces.

...como el postre del principio

Publicar un comentario