jueves, 29 de marzo de 2012

Cuadros de ropa interior.

A veces sin querer
la risa serpenteante
de una cara cualquiera
va a la huelga
Y los poetas tristes se hacen de oro
Y los hombres felices caen rendidos
en un lecho de callejones sin salida.

A veces sin querer tu cuerpo
se manifiesta en otro cuerpo
exige la capacidad de soñar
futuros mas posibles que probables
hablo de futuros con
bandas sonoras,
mantas manchadas,
botellas vacías,
cuadros de ropa interior,
cuerpos tiritando,
gritos desafinados
bajo la atenta mirada
de un cuerpo desnudo
vigilado muy de cerca
por el maravilloso piquete
que es una guitarra.

De aquí no sales,
así tenga que llenar
tus cerraduras de
la silicona de un beso
hoy solo tengo
servicios mínimos.



Publicar un comentario