jueves, 10 de junio de 2010

Empecinarse en ir a la contra...¿de que?

Creo que en la poco experiencia que tengo que como músico me he encontrado de golpe con aquello de...es que tienes canciones terriblemente tristes, mi amigo Marwan dice que cuando a un cantautor le dejan tiene la coartada para hace discos dobles, cantando dice que nos tomamos muy en serio y que a lo mejor es bueno reírse de uno mismo.

Si recordamos a Enrique Urquijo o Antonio Vega, seguro que tenemos una imagen ( los que no los conocimos personalmente) como tipos tristes que hacían canciones astronómicas pero triste, acompañadas de un voz triste, Enrique Urquijo manejó la tristeza de una manera sublime, daba igual el ritmo que le imprimía a las canciones, la temática general en toda su obra.
Conozco a pocas personas que tras un año peleando a la contra con su día a día no sientan ese terrible grano que es tener la vida en la garganta y también conozco a pocas personas que digan que Antonio Vega era un tipo que sabia hacer canciones.
Me parece interesante ir a la contra en algunos casos, las canciones son canciones que se escudan en tu estado de animo, en mi caso son una especie de prolongación más o menos certera de mi ombliguismo absurdo o de mis vivencia y emociones, en contraposición absoluta unos de otros, a veces el lado más solidario otras veces el más egoísta.
Me siento y me sale esto y lo otro no me paro ( quizás lo debería hacer) si es mejor hacer un reggae para que te llaman de aquel garito o de aquel otro, simplemente hago lo que me sale, triste o alegre,cansado o con ganas, me apetece hacer un tango y lo intento.

Bien es cierto que a lo mejor la gente no necesita mensajes ni letras trabajadas ni canciones tristes, tras jornadas de trabajo horribles donde lo único que quieres es olvidarte del mundo y mover las caderas al ritmo de lo que te pongo...quizás eso este bien, pero quizás sea necesario también el termino medio, el estar cansado no implica que como en otras profesiones nos interese solamente programas amarillistas o como decían hace años de programas como "Crónicas marcianas", que era lo que la gente quería ver y luego llego Buenafuente y se cargo la hipótesis.

No se si la solución está en el numero que le pones al metrónomo o en lo alegre y positivo que escribes las canciones( hay canciones tristes tremendamente positivas), hace unos meses en una conversación alguien dijo que letras hoy en día no son un handicap y yo creo que en general la excusa de "nadificar" todo viene en relación a la falta de compromiso ( en la cual me incluyo, en parte).

Yo titulaba esto...empecinarse en ir a la contra, resulta que desde hace tiempo veo que eso se ve como un producto para jóvenes o trasnochados idealistas, ya que como es evidente estamos en un circulo del que no podemos salir.
Creo que cuanto mas te empecinas en ir a la contra más te caricaturiza el resto y esto si que es el absurdo más absoluto y creo que no estoy hablando de mi, no me empecino en ir a la contra simplemente hago cosas y punto, no creo que se tenga que empecinar uno en ir a la contra de nada, solo simplemente tratar de ser uno mismo, intentar que el resto se meta lo menor posible en tu trabajo y si alguien se mete que tu lo permitas.


Hoy soy un tipo que hace canciones tristes, mañana dios dirá, quizás me apetezca llegar a esa tristeza absoluta que tiene esas canciones de Urquijo o quizás simplemente no importe la temática solo las canciones.
Mañana toco en el acto de licenciados de mi facultad, que para mi es un privilegio una suerte poder estar cantando unas canciones ya que como es evidente desde hace tiempo y aunque tengas ganas ya de dejarla de lado es como si fuera mi casa, espero que guste a mis compis.


(Si llegasteis hasta aquí...gratitud)







Publicar un comentario