lunes, 31 de mayo de 2010

Chupito de Tequila sin limón a las 21:30

La cuesta de mayo, a veces simplemente pasa, te quedas al margen y aunque siga leyendo a Benedetti y me gusten poemas como el anterior todo se hace cuesta arriba y el limón de mi tequila te quedó en el supermercado y no sonríes y te pasas la vida explicando el porque de algunas cosas, como un autómata.

Te gusta lo que haces, la vida que tienes y la que tendrás esperas que al menos se parezca algo a lo que habías pensado, se te atraganta el alcohol de quemar que lo confundiste con una botella de tequila que alguien te puso en el estante de la cocina, tienes a Enrique Urquijo a todo trapo y te emocionan esas canciones que hacen que te sude el corazón, posiblemente persigas alguna cosa, pero hoy la vamos a aparcar, ya que mañana será un gran día, aunque hoy bajo un poco la cuesta...en bici y sin manos.  
Publicar un comentario