martes, 14 de diciembre de 2010

La certidumbre de lo incierto


Hubo una vez que me sorprendiste
y te dejaste caer en una cama llena
de minas antisentimiento.
Dejaste la retaguardia con dos centinelas
me enseñaste la sonrisa de barro
y yo caí rendido, en ese instante
lo hice y tú lo sabes.

luego poco a poco
no dejaste de sorprenderme
a diario sin guardar la ropa
me sorprendias casi siempre
a mansalva,
era como un reloj con la 
rutina a punta de pistola
lo hiciste y tú lo sabes.

A veces me sorprende el desconcierto
el "destodo" otras me sorprendes
con una mirada que me corta la respiración
otras con las historias  que se ocultan
en tu ombligo, con tus mapas
sin salida aparente

Mientras en cualquier lugar rojo
de la ciudad encontrada
escribo versos fantasticos
con la certidumbre de seguir
siendo clandestino en tu coraza

Mientras en cualquier lugar
alquien nos dicta con su cuadernillo
q u e  v i v i r  s u e l e  s e r  m á s
d e  l o  q u e  n o s  i m a g i n a b a m o s
y que hoy puede ser definitivo

Mientras en cualquier lugar de la ciudad
encontrada puedo dejar de escribirte
versos clandestinos
y tu enseñarme
la salida de tus mapas
y quedarte con mi colección de pestañas grapadas
y quedarme con tus instantáneas de unicornios

pero en cualquier caso
ajenos a nosotros a diario
las sorpresas del principio
aparecen sin permiso

RENDIDAS A MANSALVA
CON DESANIMO Y DESTODO
CLANDESTINAS Y AJENAS

se van como cuando se cierra
una puerta o a todo velocidad pasamos
por una estación, en ese instante
fantastico tú escribes conmigo
versos a dos manos y la canción
es un arma cargada de futuro
y rendidosamansalvacondesanimosydestodo...
clandestinosyajenos.

compartimos
 el futuro
 sin
 saberlo,
yo
lo se
y
lo sabes.
Publicar un comentario